Party: lowcost!


Quedan poco más de 24 horas para la fiesta del año. Algunas previsoras ya tendrán su vestido y la entrada para el gran evento compradas desde hace meses. Las que no, seguid leyendo.









Es cierto que las grandes fiestas de Nochevieja están cada vez más denostadas; yo, personalmente, odio la idea de ponerse en un vestido larguísimo y precioso para meterte en una fiesta saturada de gente en la que te ofrecen barra libre de garrafón. Personalmente, no creo que la cosa requiera tanto esfuerzo.
Lo que no quiere decir que no pueda surgirte un plan interesante en el último momento; y que, si eso pasa, ¡necesitamos un plan de emergencia!


La experiencia me dice que no hace falta gastarse mucho para triunfar. El año pasado estuve buscando un vestido para una fiesta durante meses. Quería algo especial, y busqué, y busqué. Al final, sin haber encontrado nada, acabé por meterme en Bershka y –¡sorpresa!- tenían justo lo que estaba buscando.


Una ventaja es que, además, tienen estilos muy dispares. Si quieres llamar la atención y que todo el mundo te mire, o simplemente sentirte guapa, a gusto y a tono con lo que te rodea, seguro que encuentras algo.

Creo que han acertado de pleno con el vestido de flecos estilo años 20. Es una corriente que se lleva bastante, pero aún no está muy vista. Además, su versión en negro, tiene la proporción justa de discreción y originalidad. ¡Un puntazo!





Otra opción que seguro que sale muy económica es pasarse por Blanco. Si tu estilo es rocker, tu color preferido, el negro, y te encantan las tachuelas, seguro que encuentras algo. A mí me parece muy graciosa la blazer con tachuelas en las solapas. Es cierto que no es muy ponible, y menos si siempre vas con la misma gente, pero por dos duros seguro que te ha solucionado un par de eventos.

Siguendo nuestro recorrido por orden alfabético pasamos a Pull&Bear, cadena tradicionalmente casual, pero que en estas fechas suele traer algunos modelos de fiesta, muchas veces, originales. Este año nos sorprende con bodies negros plagados de lentejuelas en un curioso vídeo que podemos ver en la web de la firma.

Stradivarius también tiene varias propuestas, aunque entran todas dentro de la misma línea: vestidos negros, ceñidos –algunos de bandas tipo Hervé-Léger-, con aplicaciones de lentejuelas en plata y negro.

Como siempre, depende del estilo de cada una, pero si es el vuestro, echadle un vistazo. El principal inconveniente que le encuentro es que, como coincidáis con alguien en la fiesta, aunque ni siquiera haya elegido el mismo diseño que vosotras, va a parecer que vais de uniforme. ¿Nos arriesgamos?

Aunque, bien pensado, puestas a arriesgar podríamos enfundarnos –o intentarlo, al menos- uno de esos monos negros y brillantes que propone H&M. A mí, personalmente, me gusta más el vestido negro brocado. Creo que, bien llevado, es muy original y tiene muchísima clase; pero pasa lo de siempre: no se lo puede poner cualquiera.

Sólo nos queda desearos mucho ánimo y suerte. ¡Ah! ¡Y Feliz año nuevo!

No hay comentarios: