La clave C.L.O.G.

No doy crédito a lo que ven mis ojos. Ni se si nos hemos vuelto todos locos. Los zuecos han invadido las pasarelas. ¿Qué no puede ser cierto? Ya, eso pensaba yo…




Esto, que en la pequeña foto sacada de vogue.co.uk parecía un inocente look de Chanel, en sus clásicos blanco y negro, con sus hechuras lady, nos ha sorprendido con el pequeño detalle de abajo.
Y no es broma. Los zuecos, también llamados clogs –que es como deduzco que las fashionistas los denominarán a partir de ahora-, esos zapatos de suela de madera que llevábamos cuando éramos medio-niñas medio-adolescentes, han saltado a las pasarelas más importantes.
Y lo peor no es eso; su sombra se alarga hasta fundirse con las colecciones de accesorios prét-à-porter.
La versión de Uterqüe puede que sea la más decente de todas. Pero, aún así, me siguen pareciendo unos zapatos demasiado bastos e incómodos. Pesan mucho, y me da la sensación de que al dar un paso van a salir disaparados hacia la cabeza de alguien.
Esta otra, de La Redoute, es la menos arriesgada. Pero tampoco la acabo de ver.
Lo que ya me ha parecido el no va más es la colección de la firmas sueca Gunnel. Los zuecos más zuecos de toda la vida, en versión modernizada.

Los hay de animal print… y feeling, porque son peludos de verdad…
Metalizados…

Con tiras…
Y hasta estampados… el modelo azul se llama Spagna… ¿deberíamos reflexionar?
Ahora lo que me temo es que me pase lo de siempre: después de renegar de una tendencia, despunta, y la acabo usando. ¿Terminaré con varios pares de clogs en mi armario esta temporada?¿Zuecos sí o zuecos no?¿Qué opináis? El debate queda abierto.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

ufff!! a mi me parecen terribles...espero no acabar sucumbiendo

Anónimo dijo...

toc,toc,toc, oiremos por los pasillos...