A propósito de un pajarito

Custo Dalmau se enfrenta a Warner por el supuesto uso de la imagen de Piolín en una colección de camisetas. Él dice que es pura coincidencia; la multinacional americana pide año y medio de cárcel y una multa por daños y perjuicios.



En 2009, Custo Barcelona presentó una serie de camisetas en las que aparecía la imagen de un pajarito amarillo diseñado, supuestamente, por la diseñadora de su equipo Carmen G. Tras ser identificadas por Warner como un plagio de su producto, pidieron su retirada. Después de varios días y una disculpa de la empresa, encontraron dieciocho de ellas en una tienda de Barcelona e interpusieron la denuncia.  Según los fundadores de la firma, no habían podido retirarlas a tiempo.
Ahora la fiscalía pide año y medio de cárcel para Custo Dalmau por plagiar al popular pajarito.

Lo curioso de esta historia es que Custo ha mantenido siempre una dura batalla contra las imitaciones; llegó, incluso, a denunciar a la firma Desigual por copiar sus diseños y texturas.

A raíz de este incidente, afirma que en su equipo “no hay piratas” que copien los diseños de otros. Aunque parece que eso va a tener que decidirlo el juez.

Aunque no quiero posicionarme en contra ni a favor de nadie, porque no he visto las camisetas, me estaba preguntando que a dónde vamos a llegar. ¿Año y medio por un plagio? ¿Va en serio?

Tanto en el caso de Warner contra Custo, como el de Custo contra Desigual, ambas demandas me parecen excesivas. Por supuesto que hay que defender la libertad intelectual, pero en este ámbito, y en muchos otros, nos estamos pasando. Aunque voy a intentar limitarme a hablar de moda.

Somos muchos los que pensamos que todo, o casi todo, está inventado. Es difícil que veamos en una pasarela un diseño que rompa con todo lo anterior. No creo que se vuelva a repetir el New Look de Dior, ni que se produzca otra revolución como la que supuso la minifalda. Y eso que muchos se empeñan en provocar a base de sexo o violencia. Y, aun así, sus trabajos caen en el olvido.

¿Realmente es posible denunciar a alguien porque plagia estampados, colores y texturas? ¿Acaso ha sido Custo el primero en crear prints psicodélicos? ¿Será esta fiebre por defender lo indefendible la que se vuelva en contra del agraviado?

Espero que pronto nos centremos y volvamos a darles a las cosas la importancia que se merecen. Por nuestro bien. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué fuerte los de Warner! Jajajajajaja!
No se quién se han creído que son... y no lo digo por decir!!

Anónimo dijo...

Fuerte lo de Warner y también lo de Custo. ¿¡Año y medio de cárcel!?
¿Ha habido daños personales? Pero si,como dices, ¡todo está inventado! A ver quién no copia a quién... Aunque lo llamen inspiración.