Se permite copiar

A veces la única opción de lucir modelos creados por prestigiosos diseñadores está en irse a rebuscar en los mercadillos los clones exactos. Sin embargo, cada vez es más común encontrar en cadenas low-cost copias muy parecidas a los modelos más deseados.


Nuestro último descubrimiento en un shock por partida doble. Dejamos de lado el asunto de los clones por un momento para mirar bien la prenda copiada. ¡Está hecha jirones!
Pues sí, ésta es la propuesta de Balmain para la temporada en la que estamos entrando –porque mira que nos cuesta-, y la aplica a toda clase de prendas, además de inspirar a firmas como Mango, que nos presentan propuestas muy, muy parecidas.

El bolso It por excelencia es el Birkin de Hermés. Versión reinventada de su clásico Kelly para la actriz Jane Birkin allá por los años 60. Este modelo se fabrica a mano a lo largo de varias semanas con pieles de primera calidad, por lo que cuesta alrededor de 7000€. Un precio bastante superior a lo que cualquiera podría permitirse pagar.
A años luz en precio, y no digamos en calidad, el mismo modelo de blanco que, temporada tras temporada, podemos encontrar en su sección de accesorios en todos los colores y estampados.
Lo mismo pasa con su antecesor, el modelo Kelly. Este bolso, que recibe el nombre de la famosa actriz y princesa de Mónaco, es algo más pequeño que el anterior, pero de aspecto bastante parecido.



Con esto de acercar el lujo a los mortales, las firmas low-cost nos traen hasta los materiales más inaccesibles en versión casera, como este clon de las sandalias de Rupert Sanderson, de Blanco, otra vez.

Uno de los que más llamó la atención la pasada temporada es este de Chanel. Al contrario de lo que pueda parecer, no es la bolsa de papel que te dan cuando compras un accesorio carísimo.
Foto: http://fashiontribes.typepad.com
Está confeccionada en piel –también disponible en negro y en blanco-, y la han usado como bolso actrices como Frieda Pinto.
Esta temporada, Uterqüe nos ha sorprendido con una propuesta sospechosamente parecida. Esta vez viene en color beis y piel de vaqueta.
Un bolso que lleva ya muchas temporadas en la lista de deseos de las fashionistas es el Gaucho. Con forma de silla de montar, es un modelo muy reconocible por cualquiera mínimamente interesado en la moda.
Un modelo que se le parece bastante es el Dakota de Misako. Si bien no tiene esa asimetría tan característica, no podemos poner en duda que la firma catalana se inspira, hasta límites insospechados, en los diseños más anhelados.
Por último, aunque sólo por el momento, hay que destacar el increíble parecido entre las sandalias Cole, de Jimmy Choo, de tiras finas en rosa fluor, con estas que podemos encontrar en Zara. ¿Culpable o inocente?

No hay comentarios: