El umbral de la elegancia

A veces la creatividad juega malas pasadas. Y es que, en plena crisis creativa, es muy fácil pasar la línea que separa lo bonito de lo feo, lo original de lo grotesco. A continuación hemos seleccionado varias propuestas controvertidas que, desde luego, no te dejarán indiferente.
¿Nos están tomando el pelo? Yo, a veces, tengo mis serias dudas. De lo contrario, no sabría explicar resultados como estas botas altas de Versace. No se las deseo ni a mi peor enemiga.
Muy de cerca le siguen estos zuecos de Vivienne Westwood, que son una prueba tangible de por qué este calzado con suela de madera debería estar prohibido.
O estos zapatos de cordones con plataforma de corcho de Chloé. Con ellos, hasta del Glee Club te echarían por friki.
No se quedan atrás este híbrido entre sandalia y zueco negro de Alexander Wang, con los que el diseñador ha decidido dejar la elegancia a un lado para… no sabemos para qué.
Que resultan hasta monos comparados con este otro híbrido de Givenchy. No sé qué diría Audrey Hepburn si le hubiera propuesto algo así.
A lo mejor hubiera preferido ponerse una bolsa de patatas arrugada de Maison Martin Margiela en los tobillos. O no. Más bien no.
Aunque por lo menos no habrían llamado tanto la atención con estos estilosos stilettos de Jimmy Choo.
¿Os apuntáis a la Nouvelle Elégance?