Aciertos y desaciertos: los Emmy

Las alfombras rojas, sean por el motivo que sean, se han convertido en un gran acontecimiento. Llega septiembre y, con él, varios meses dedicados a fiestas, galas y celebraciones de todo tipo. Como siempre, abren el desfile los premios de la televisión: los Emmy.




Esta edición, en la que hemos podido comprobar que, efectivamente, la televisión vive su edad de oro, ha sido una de las más reñidas de la historia. De entre las series ya consolidadas y las nuevas apuestas que han entrado con fuerza, destaca la revelación de la temporada: Glee.
Pero esta sitcom musical no sólo se ha ganado a la audiencia americana –la del resto del mundo aún está por ver-, dos de sus protagonistas han conquistado también el podio de las mejor vestidas de la noche.
Lea Michelle, que interpreta a la cursi protagonista de Glee, Rachel Berry, escogió un precioso vestido negro con volantes de Oscar de la Renta. Una gran elección que no sólo la separa de su personaje, también la convirtió en una de las más elegantes.
Con un diseño absolutamente diferente pero igualmente precioso, de Carolina Herrera, nos deslumbró Dianna Agron -también de Glee-. Un vestido difícil y todo un acierto.
Lástima que no todas las integrantes del reparto tuvieran el mismo buen gusto. Naya Rivera nos dejó atónitos con este rocambolesco vestido verde y ese moño en forma de… ¿corazón? Como si acabara de salir de West Side Story.
Otra de nuestras favoritas fue Claire Danes. Con un vestido dorado con aplicaciones de strass de Armani, sencillamente, deslumbró.
Lo que son las cosas. Jennifer Carpenter tuvo una idea bastante parecida y no le salió ni la mitad de bien. Vale que se lleven los escotes asimétricos, pero lo sobraba la manga larga.



Eva Longoria fue otra de las que escogió el negro. Como siempre, estuvo impecable.
Pero no todo podía ser glamour y buen gusto. A continuación -y arriba-, una serie de aberraciones y disparates que pueden, cuando menos, hacernos reír.
Mindy Calling, como envuelta en papel celofán.
Anna Paquin. Como siempre, no hay por dónde cogerla.
Kelly Osbourne, que llegó sin haber dormido
Tina Fey, con una espantosa elección de estilo... ¿étnico? ¿inspirado en la cabecera de Salvados por la Campana? No sabría decir...
Y por último, January Jones, que mira que es mona y podría resultar muy estilosa, pero le da por epatar y claro, pues epata. Anoche escogió un vestido azul pavo de falda asimétrica y escote corazón. Eso sí, inspirado en los sujetadores que puso de moda Madonna en los 90. Y encima llegó sin peinar.
Y es que nadie dijo que estar a la altura fuera fácil. Encontrar un vestido precioso, apropiado, y que siente bien no es algo que pueda hacer cualquiera. En breve, un post dedicado a las tentaciones que debemos evitar a la hora de vestirnos de fiesta.

Fotos: tv.com

1 comentario:

Anónimo dijo...

Faltó mucho glamour, esperaba más de la noche. Se notó la ausencia de actrices como Rachel Bilson, Blake Lively y Leigthon Meester, una pena.