La elegancia

Hay imágenes que, por sí solas, definen la elegancia. Una elegancia que va más allá de la juventud, de unas medidas perfectas, de todo lo tangible. Que está en la belleza de un gesto, una pose, una mirada. Que es innata. No se aprende, ni se enseña. Simplemente, se nace con ella.


En esta foto, Grace Kelly, ya princesa de Mónaco, posa con un vestido túnica de Madame Grés en palacio. Como si nada. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Acostumbrados a ver vestidos imposibles en las pasarelas y mirad ¡Ella puede llevar uno con la misma naturalidad que yo mi pijama!
O.