La envidia de todas las mujeres

Ni top models, ni actrices, ni siquiera princesas, han tenido la suerte de contar con tantos modelos de alta costura creados en exclusiva para ellas. Para el resto de los mortales, claro, pasa el tiempo. Pero Barbie permanece. Y, desde que nació, ha sido la musa de todos los grandes.












Uno de los cambios sociales más célebres vino de la mano del New Look de Dior: chaquetas entalladas y faldas con vuelo hicieron que la mujer fuera libre y consciente de su estilo. En un homenaje a este cambio que se produjo allá por los 50, se la inmortalizó así en un bistro de París en 1997.
Este look urbano ha dado paso a la elegancia casual de hoy en día, que hoy representan firmas como Burberry.
Ferrari, la famosa marca de coches, también tiene su propia línea de moda –que, por cierto, se parodia en un episodio de Friends-. Vestida con este estilo, Barbie está ideal. 
Aunque uno de mis preferidos es este look de shopping, diseñado por Donna Karan, que sintetiza el minimalismo de los 90.
En la misma línea, éste de Ralph Lauren del 96.
Ese mismo año, Calvin Klein la inmortalizó con un total look en denim.
Pero si Barbie representa algo es el glamour más absoluto, y no sólo de estilismos de día puede vivir su armario. Ella ha tenido la suerte de lucir diseños de los creadores más grandes. Un ejemplo: este modelo de Versace de 2004.
Tan sólo un año antes, Armani diseñó para ella este modelo de dos piezas en gris.

Y en 2000, Givenchy nos recordó el que ha sido, probablemente, el modelo más icónico de toda su historia, y nos sorprendió con la renovación del mítico vestido negro lucido por Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes.
Sin viajar tan lejos, podemos pararnos a recordar la alta costura de los 80 con este precioso traje de Oscar de la Renta.
O volar a 1996 para sorprendernos con un maravilloso vestido de Escada con un estilo muy español.
Ya a finales de los 2000, iba ideal vestida de Juicy Couture, una marca relativamente nueva pero cada vez más popular entre las celebrities.
Y hace apenas dos años, en 2008, lució este increíble vestido de Bagdley Mistchka, que cualquiera soñaríamos con tener en nuestro armario.
Pero éste no ha sido la única pieza lucida por Barbie de esta firma de nombre impronunciable. Ya en 2004 ideó para ella un espectacular traje de novia. Y es que, para ser soltera, ya se ha vestido de blanco muchas veces.
Algunas de las firmas que ha elegido son Carolina Herrera, con la que estaba preciosa, o Vera Wang. ¿Quién pudiera, verdad?

No hay comentarios: