La alfombra roja: meteduras de pata

Que posar en la alfombra roja no es fácil, lo sabemos. Ahora sí, que hay meteduras de pata que fácilmente se podrían haber evitado, pues también. A continuación, diez resbalones y una moraleja con los que aprender todo lo que debemos evitar.

Combinar el color del pelo con el vestido es una mala idea. Los total looks funcionan, sí, pero tampoco hay que pasarse. Rihanna estaba espantosa con semejante pinta. Un desastre.

Una cosa es tener curvas y otra, no tener vergüenza. Jennifer Lopez pretende seguir viviendo de las rentas, pero los años pasan y hay que evolucionar con ellos. En resumen, cinco errores: el vestido tubo, el largo de la falda, el color, el escote palabra de honor… y la pose. ¿No podría haber prescindido de algo?
A la misma combinación es asidua Blake Lively –omitiendo la postura, claro- y el resultado es completamente diferente.
En la misma línea de J. Lo tenemos a Kim Kardashian, que no conozco a nadie que sepa por qué es famosa, luciendo curvas sí, pero las que tiene donde no debe. Aunque tampoco esperábamos más de ella, ¿o sí?
Pero tener curvas no quiere decir que haya que ir necesariamente hecha un desastre. Jennifer Hudson asistió a la Gala Happy Hearts Fund's Land of Dreams con un precioso vestido de Lanvin que le sentaba fenomenal.
Luego están las que intentan ponerse originales jugando con volúmenes. Algunas aciertan, como Anne Hathaway.
Y otras fallan estrepitosamente, como Christina Ricci.
La que ha resultado un poco decepcionante también es Kate Bosworth, que ha decido combinar todas las tendencias en un mismo look: encaje blanco, flores y piel metalizada. Excesivo.
Sin embargo, resultaba ideal así de sencilla en una presentación en Corea del Sur.
Y es que con el encaje hay que tener cuidado. No podemos hacer combinaciones así como así, no nos vaya a pasar como a Heidi Klum.


O peor, como a Michelle Williams, que directamente no lo combina, lo lleva en total-look rojo.
También hay que tener cuidado con los estampados. No sólo es difícil encontrar uno realmente bonito, sino que es muy probable que acabes pareciendo Pedro Picapiedra. Leighton Meester lo ha conseguido.
Para eso, mejor hacer como Nicky Hilton y optar por el ya clásico estampado de leopardo. Empieza a no ser nada original, pero por lo menos sabes que no vas a fallar.



Eso sí, si vas a optar por el cuero, mejor que el diseño sea sencillo. Bastante vas a llamar la atención como para encima añadirle excentricidades. Marión Cotillard salió así de casa y no se la ve nada convencida.
Si es un vestido extremadamente difícil y no tienes ni el tipo ni la gracia para posar de Clara Alonso, mejor piensa en otra cosa.

En resumen: que no hay nada como conocerse a uno mismo para vestirse bien, ir guapa, segura y natural. Fuera artificios e inventos extraños. Esperamos que éste sea un buen consejo para vuestras próximas fiestas. Por si aún no nos creéis, a continuación, la foto que lo demuestra:
Fotos: InStyle


1 comentario:

Anónimo dijo...

I’ve recently started a blog, the information you provide on this site has helped me tremendously. Thank you for all of your time & work.