La clave está en las plumas

Si estos últimos años hemos adornado nuestros vestidos de fiesta con tejidos metalizados, paillettes o strass, este año lo último son las plumas. En pequeñas dosis o como foco de atención principal de nuestro look, estas frágiles piezas nos acompañarán en las noches de invierno, aunque no para darnos calor.


Nos encantan los minivestidos con un volante de plumas en el bajo.

Ya os enseñamos el gris de Rebecca Taylor, que nos fascina, pero en Mango tienen una opción lowcost de color nude dentro de la pequeña colección de fiesta que patrocina Poppy Delevigne.

Muy parecido al que propone Moschino Cheap and Chic. ¿Simple casualidad?

Aunque también hay opciones más arriesgadas, como éste de Marchesa. Quizá un poco excesivo y demasiado blanco para estas fiestas, ¿no os parece?

Otra opción es ponerse una mini de plumas con un tank top o una camisa en la parte de arriba.
Michael Kors / Tory Burch
Hay muchísimas opciones distintas, aunque muy parecidas, que funcionarán fenomenal. la clave está en adaptar la hechura y el tipo de cintura a lo que más te favorezca.
Eso sí, asegúrate de que lo combinas con algo muy sencillo para que toda la atención recaiga sobre la falda. Si no, corres el riesgo de meter la para profundamente y parecerá que vas disfrazada.
A nosotras nos encanta esta de Adam, con la cintura de pedrería.
Si te parece excesivo, puedes optar por una opción más discreta en la que las plumas, en lugar de cubrir la falda, hagan de adorno. Esta es de J. Crew.
O también, relegarlas a los accesorios: pendientes, tocados, o un bolso como el que propone Valentino.


Un gran reto sería intentar un estilismo de día con una falda de plumas, ¿te atreves? Las fashionistas ya están en ello, y muy pronto, serán lo último. Hasta entonces, como los vampiros: sólo por la noche.


No hay comentarios: