Retratos de una España en blanco y negro

Para cerrar el año, Vogue España se rinde un homenaje. Nos lo rinde a todos. A través del objetivo de Peter Lindbergh, la revista nos ofrece 43 retratos en blanco y negro, y uno en color, de las personas más influyentes de nuestro país.



La portada, mucho más oscura y menos festiva que las de sus competidoras, presenta a una Penélope Cruz que ya se ha labrado un nombre propio dentro y fuera de nuestras fronteras.
Y es que, probablemente, la actriz sea el rostro español más conocido y codiciado del mundo.


Tras ella, otros personajes con nombre propio como Iker Casillas o Paz Vega.
Destaca la presencia de nuestro cine, tan poco valorado aquí pero cada vez más esperado fuera. Su gran nombre, sin duda, es Pedro Almodovar.
Aunque Eduardo Noriega o Miguel Ángel Silvestre también se abren un hueco.
También lo hacen las tradiciones más nuestras, como los toros. El gran protagonista: Cayetano Rivera.
Aunque Lindbergh no olvida escenas más cotidianas.
Ni, por supuesto, el flamenco, recién nombrado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.
Una preciosa retrospectiva que nos recuerda que no somos tan pequeños como muchas veces pensamos. Un maravilloso homenaje a lo que somos y a lo que hemos sido.
Entradas relacionadas: Mario Testino, todo o nada


No hay comentarios: