Los Miserables en Madrid

Los Miserables siempre ha sido mi deuda pendiente con los musicales. Lo había escuchado millones de veces, vi una película que, por lo que recuerdo, resultó no ser un musical, y siempre que he ido a Londres estaba completo. Ahora lo han estrenado en Madrid y por fin he ido a verlo.




Pensaba que cuando algo genera muchas expectativas es muy probable que te decepcione. En este caso no ha podido ser más diferente.
El musical ha cumplido 25 años y han decidido celebrarlo con una renovada puesta en escena. Y nosotros, es decir, Madrid, hemos sido los elegidos para estrenarla.
Lo cierto es que el montaje es absolutamente espectacular, digno de las mejores producciones de Londres o Broadway. Algunos de sus efectos especiales nos dejaron con la boca abierta. Pero no voy a decir cuáles, porque tenéis que verlo.
En cuanto al reparto, aunque en la promoción del musical se destaca especialmente la participación del eurovisivo Daniel Diges, el resto, mucho menos conocido para el gran público –o, al menos, para mí-, hace un trabajo espectacular. Voces e interpretaciones a la altura de lo que tantas veces habíamos oído en inglés. Y es que las traducciones, el habitual punto débil de los musicales en España, ayudan, porque están verdaderamente bien hechas.
Como dijo Giuseppe Tomasi di Lampedusa en el Gatopardo, “Si queremos que todo siga como está, es preciso que todo cambie”. Y de eso se trata en ésta nueva versión: una renovada puesta en escena que se pone a la altura de la revolución escénica y técnica que se ha producido en el género musical durante el último cuarto de siglo.
Además de unos cuidados efectos especiales y una escenografía renovada, Los “nuevos” Miserables cuenta con unas proyecciones creadas por el mismísimo Víctor Hugo, que transforman la atmosfera de ciertas escenas hasta llegar a convertirlas en secuencias cinematográficas. Movimientos tridimensionales, que crean una sensación de movimiento en todo el escenario del Teatro Lope de Vega, y una iluminación inspirada en las pinturas de Delacroix, hacen que la nueva  apuesta de los productores tenga todas las papeletas para convertirse en un renovado éxito mundial que muy pronto se podrá ver en el resto de las capitales. De momento, en Madrid tenemos el privilegio de poder disfrutar en primicia un espectáculo maravilloso que no te puedes perder.
Textos: José Cabanach / Cristina Romeu

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Firmo todo lo que decís. Impresionante, imprescindible. No puedo imaginar que a alguien no le gustara. Recomiendo no perdérselo.

Anónimo dijo...

¡Me encantó! De los mejores musicales que he visto en España junto con el de Hoy no me puedo levantar