Premios Goya 2011

Al fin llegó una de las alfombras rojas más esperada del año. No es la más glamourosa, ni la más roja –de hecho, en anteriores ocasiones era verde-, pero es la nuestra. Y, una vez más, nos trajo sorpresas y desatinos sin los que ya no podemos vivir.







En una edición marcada por la polémica –de la Ley Sinde-, las ganas de celebrar –sus 25 años de historia-, y las grandes ausencias –faltó Penélope y no llegamos a ver a Goya Toledo… ¡qué pena!-, pudimos disfrutar de estilismos envidiables y otros no tanto. Si os parece, empezamos por los mejores.
Y, como Goya no estaba, para nuestra sorpresa, el look más glamouroso, elegante y envidiado de la noche fue el de Silvia Abascal, que apareció sobre la alfombra roja con un precioso gown de Lorenzo Caprile.
Una vez más comprobamos que los sequin dresses son una apuesta segura. Esta vez, en color nude. Aunque lo más impresionante del vestido fue su espectacular cola. ¡Enhorabuena Silvia!
La nominada a mejor actriz revelación, Natasha Yarovenko, lució un maravilloso diseño de Roberto Cavalli, también en color nude.
Un acierto absoluto que supo combinar con unas joyas maravillosas y un precioso peinado.
Su compañera de reparto, Elena Anaya, escogió un precioso vestido de Ellie Saab –el diseñador más elegido en la pasada edición, por cierto- con el que estaba guapísima. El color gris, sin embargo, no es del todo favorecedor. Una pena.
Pero no fue la única que escogió un vestido de inspiración helénica. Adriana Ugarte coincidió en estilo con un modelo azul pavo de Beba’s Closet. No estaba ni bien ni mal… resultado: indiferente.
Aunque probablemente penséis que estoy loca, me encantó el modelo strapless de raso color coral que llevó Manuela Vellés. Un tono difícil por ser quizá demasiado parecido  ala alfombra. Pero ella estaba realmente guapa.
Y para muestras de que lo sencillo es casi siempre sinónimo de acierto, Maribel Verdú con su diseño asimétrico de Dsqared2. Su pelo suelto y su maquillaje fueron el complemento perfecto para su look, que resultó mucho más natural que otras veces. Nos encantó.
Muy parecida, Belén Rueda de Gucci. También de negro, también con escote asimétrico, pero sin cinturón. Estaban las dos guapísimas, pero corrieron su riesgo. A veces una ya no sabe si arriesgar o no…
Entre mis preferidas también están Cristina Brondo, de Bárcena, y Aura Garrido, de Óscar de la Renta. La verdad, no tengo ni la más remota idea de quienes son, pero parece que van por el buen camino.
También iban muy elegantes Ana Belén –aunque puede que el palabra de honor fuera demasiado-, Lydia Bosch y Marisa Paredes. Supieron sacarse partido y mantener las formas… algo que cada vez pasa menos a medida que se cumplen años. Y si no, mirad a Pilar Bardem.
Y a estas alturas seguro que echáis en falta a la que ha sido la favorita en nuestra página de Facebook: María Valverde. Pues bien, aquí voy a sembrar una polémica que ríete tu de la Ley Sinde. No me gustó nada.
Su diseño, de Cindy Figueroa, me resultó vulgar e inapropiado. Y además ni le sentaba bien. Es lo que tienen los drapeados, que si te descuidas te salen redondeces donde menos te lo esperas. Ya lo dicen: para gustos…
Eso sí, para inapropiada, la ganadora del Goya, Nora Navas, enseñando muslamen con un vestido espantoso. Sinceramente, no veo la necesidad.
Y si ella pecó de poco, Ana Álvarez lo hizo de todo lo contrario: flores, lazos, manguitas de tul y volúmenes exagerados tanto en el corpiño como en la falda, en un diseño de Carolina Herrera absolutamente espantoso. Conociendo a la diseñadora venezolana, quiero pensar que, sencillamente, combinó mal.
Espantosa también Pilar López de Ayala. El vestido en sí no era feo… ¡pero ese moño! ¿Pensaba meterse el Goya debajo o qué?
Aunque para volúmenes, la falda de Inma Cuesta. Un vestido exageradamente complicado pero perfecto para la ocasión. Nos e muy bien por qué, pero acertó de pleno.
A la que meto en esta lista sí o sí, es a Cayetana Guillén. Porque me cae mal. Fatal. Es cursi como ella sola. Y además tiene la cabeza grande. Una pena, porque su vestido de Oscar de la Renta no era feo.
Otro nuevo traspiés de Carolina Herrera en el diseño que eligió Aitana Sánchez Gijón. Aunque tuvo éxito entre nuestras lectoras de Facebook, no tengo más remedio que discrepar.
Y Leonor Watling metió la pata profundamente con este diseño de Bárcena. Era feo como él solo, le sentaba fatal y además se peinó para atrás y estaba horrorosa. Iba como para otro sitio, no se a cual. Un desastre, Leonor.
La que seguro que se equivocó de fiesta fue Lourdes Hernández, más conocida como Russian Red, que se vistió de amarillo pollito para una fiesta de primavera en un jardín. Un vestido muy mono, pero nada apropiado.
Lorenzo Caprile se había convertido en el amuleto de la suerte de Anne Igartiburu. En este caso, su creatividad le jugó una mala pasada y el resultado fue un desastre.
Y el peinado de Carolina Bang, un espanto balado en cera.
Ante la duda, mejor optar por diseños como el de Emma Suárez, de Gucci, o Silvia Marsó, de Barbarella y joyas de Warlock. Discretos, sencillos y sin aspiraciones de llamar la atención.
De nuevo, comprobamos que, en la alfombra roja, menos es más. De esta 25 edición de los premios Goya nos llevamos gratas sorpresas, algunos disgustos, muchas decepciones y un montón de premios que, al fin y al cabo, no lo olvidemos, eran lo importante.
P.D.: Hemos de reconocer, que hacer balance ayuda. El año pasado, Leire Pajín se presentó a la gala envuelta en papel de aluminio. Este año, visto el error, ha decidido mantener la prudencia, vestirse de negro y, sobre todo, mantenerse alejada de los flashes. Te lo agradecemos, Leire.
Fotos: Vogue

5 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajjaja me parto con los comentarios! Pienso lo mismo de Cayetana! Lo cierto es q comparto tus opiniones en casi todo, yo era una de las que apoyaban a Maria Valverde pq me encanta ella pero lo cierto es que viendo detenidamente el vestido no le sentaba nada bien. Y Aitana Sanchez Gijón me parece que estaba mona...

sof dijo...

Qué bueno! ejjeje yo tb me quedo con Silvia Abascal

Anónimo dijo...

Muy bueno. Dime cómo visten... y te diré que cine hacen. Así nos va.Mejor que hubiera ido "Trompeta" con el traje de trabajo.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. Para mi la mejor fue manuela vellés, sin lugar a dudas. Elegante, sencilla. Simplemente PERFECTA!!!!!!!

Elena dijo...

Buenas noches!!!
Coincido contigo en unas cuantas cosas, sobre todo en el patinazo que fue el vestido de Maria Varverde y en lo dificil de ver que era el de Nora Navas.
Pero mi 10 es para el volumen de Inma Cuesta, muy poca gente se atrevería con ello y sin embargo acertó; y las curvas de Carolina Bang, de acuerdo que la percha hace muchisimo, pero es que el vestido era una maravilla! y su peinado...bueno...muy treintero....yo prefiero los 40´s.