La boda de Zara Phillips

Ha sido la tercera boda real del año. La nieta preferida de la Reina Isabel II, Zara Phillips, se ha casado con el jugador de rugby Mike Tindall, en una ceremonia que no tuvo nada que ver con la de los Duques de Cambridge.

En la pequeña iglesia de Canongate, Escocia, y en una ceremonia íntima a la que no tuvieron acceso las cámaras de televisión, se celebró el enlace de Zara Phillips y Mike Tyndall.
La novia, que no quería un vestido de alta costura, escogió un diseño de seda de Stewart Parvin, de corte princesa, abotonado por detrás y con una pequeña cola.
El pelo, decorado con una tiara, iba recogido en un moño bajo del que salía el abundante velo. Las calas fueron las protagonistas del enorme ramo que cerraba el conjunto.
El diseño, que no era feo del todo, pero tampoco el espectacular vestido que estábamos esperando, ni siquiera le quedaba bien. La verdad es que esas manguitas le hacían el brazo un tanto gordo, y el talle bajo le ensanchaba la cadera. La verdad es que fue una sorpresa, porque Zara suele destacar por su buen gusto en los actos sociales… ¿no será porque las comparamos con sus primas las Princesas de York?
En el cóctel posterior a la boda, Zara escogió un minivestidos asimétrico en degradé que combinó con unos zapatos de plataforma en nude dorado.
¿Qué os parece?