La ambigüedad del casual

El nuevo lookbook de Zara damuestra que ya nada combina con nada. O mejor, que todo va con todo. Camisas de franela y faldas vaporosas o plumas y encaje, esta temporada todo vale.

Siguendo la línea de sus catálogos anteriores, que nos dejan más bien frías, la propuesta más transgresora de la marca gallega, en esta ocasión, es combinar prendas que jamás pensaríamos que irían bien juntas.
Así una camisa de cuadros de franela, al más puro estilo leñador, se combina con una falda larga plisada y un bolso de plumas.
¿Nuestra conjetura? que les diseñadores de Zara se inspiran cada vez más en las combinaciones que las egobloggers cuelgan en la red. Y el resultado, desde luego, es impactante. Aunque no siempre acertado.
Hasta en las poses se parecen las fotos. Una prenda feticha de cualquier egoblogger que se precie en un pantalón con el print de moda. Zara lo combina con una chaqueta de tweed burdeos estilo Chanel.
La mezcla de estampados es uno de los legados que nos ha dejado Gossipo Girl. Aquí, flores, serpiente y print geométrico.
Si os parece demasiado, puede que lo mejor sea mezclar tejidos. Éste short de encaje es una de nuestras propuestas preferidas de esta colección.
La piel de este cariñoso animal invade prendas y complementos este otoño. Ideal en bailarinas y carteras, no sé si me convence en accesorios más grandes. Eso sí, estampado en una blusa, creo que paso.
Y el look masculino, tendencia que me encanta, no acaba de convencerme en este estilismo que combina pantalón ancho, zapatos tipo Oxford y abrigo descomunal.
Sigo creyendo que lo esencial para que funcione es darle un toque femenino; por ejemplo, unos tacones.
En cuanto a los vestidos, Zara propone combinarlos con botas de calle. Esta tendencia, popularizada por Sara Carbonero o Rachel Bilson, también me encanta, pero aquí resulta demasiado.
Mucho mejor en este vestido asimétrico con estampado de flores.

No hay comentarios: