Grammy 2012: la triste velada en blanco, negro y oro

El pasado domingo tuvo lugar la que probablemente haya sido la entrega de los Grammy más triste de la historia, marcada por la recentísima muerte de Whitney Houston. Y el photocall se tiñó de blanco y negro.

EL NEGRO COMO PROTAGONISTA
Fue el color más elegido de la noche en total look o en accesorios. Pudimos verlo en clave minimal o en su versión más recargada. Y al contrario de lo que pueda parecer, no todos los looks fueron impecables. El primer susto de la noche: Lady Gaga. Claro.
Otro look horrible, pero esta vez probablemente tomado en serio, es el de Corinne Bailey Rae de Christian Siriano.
Sade optó por un LBD cortísimo y muy ajustado con coleta alta. El clásico look de "malota" de los 90.
Ni fríos ni calientes nos dejó el look de Alicia Keys: también con little black dress Alexandre Vauthier, zapatos de Loboutin y un gran collar dorado.
Rihanna, mucho más discreta que de costumbre, optó por un diseño muy sencillo hasta el suelo y con gran escote de Giorgio Armani.
El negro fue también la elección de la gran triunfadora de la noche, Adele.
Y un un 10 para Gwyneth Paltrow con su diseño de Stella McCartney.
Aunque mi preferido es el de la cantante ucraniana Nika Newton. Me parece precioso.
APUESTA AL BLANCO
El blanco es una de las grandes apuestas de la temporada, y más si se combina con dorado. Los Grammy nos lo han demostrado. Si hay alguien que no falta a una tendencia, ésa es Paris Hilton, que escogió un gown hasta el suelo con bordados y cinturón dorado.
También hasta los pies era el Gomez-Gracia de Carrie Underwood que, aunque lo encuentro precioso, lo veo demasiado blanco... ¿no? Ella lo combinó con un clutch de color negro de Swarovski.
Kelly Rowland, con un modelo precioso de Alberta Ferretti.
Una incondicional a las alfombras rojas a la que siempre tenemos en cuenta es Kate Beckinsale. En esta ocasión también optó por la combinación blanco-negro en un vestido drapeado muy corto de Zuhair Murad.
También de corto, con un dos piezas de aires arquitectónicos que me parece espantoso, combinado con unas sandalias horribles. Malin Akerman.
REFLEJOS METALIZADOS
Con total look dorado, Taylor Swift esta vez se pasó de recargada con un diseño de Zuhair Murad. Es muy bonito, pero más apropiado para algo más mayor.
Para compensar, se vistió de pobre para su actuación.
Kelly Osbourne, de Tony Ward, estaba algo menos fea que de costumbre. El vestido, de hecho, sería hasta bonito si lo llevara alguien con más clase y un color de pelo normal.
Eso sí, era muy parecido al David Meister de Jane Seymour, que no te terminaba de sentar bien.
La única que optó por el color plata fue la cantante Jesse J, de Julen McDonald. El vestido, en cualquier caso, era un dolor.

LOS TOQUES DE COLOR
Lejos de los tintes primaverales de los BAFTA, en la alfombra roja de la gala de los Grammy apenas hubo notas de color. Y las que hubo, la verdad, sobraban un poco.
La más llamativa, sin duda, Fergie, con un espantoso vestido naranja de la colección primavera-verano 2012 de Jean Paul Gaultier, que dejaba ver su horrible conjunto de ropa interior, joyas de Neil Lane y clutch de Judith Leiber.
Por el azul apostó Katy Perry en un precioso diseño de Ellie Saab Alta Costura. La pena: el pelo. Pero es Katy, no podíamos esperar que no diera la nota en algo.
Tras la velada, se cambio y se sumó, como muchas otras invitadas a la tendencia dorada.
Y ya por último, los dos despropósitos en amarillo de la noche: Amber Rose, de Versace, y  Lindsay Pierce (abajo), que no se salva ni porque nadie sepa quién es.

No hay comentarios: