Bio-Oil: para borrar las estrías

Estos días me sumerjo de cabeza en los tratamientos posmamá, o lo que es lo mismo, en cualquier cosmético o actividad que me ayude a volver atrás y a borrar -o camuflar- las secuelas que mi pequeña ha dejado en mí. Primer objetivo: las estrías.

Os confieso que las estrías fueron una de mis preocupaciones desde el comienzo de mi embarazo. Todo el mundo me advertía que tuviera cuidado, y desde el día 1 no dejé de utilizar la clásica crema Nivea de la lata azul. Y funciona. Eso sí, como rutina de belleza tengo que confesar que su textura es un rollo.

Sin embargo, a pesar de mi interés, me dejé algunas zonas. Y aparecieron las secuelas. De ahí que empezara un tratamiento hace un par de semanas con un nuevo aceite -del que, por cierto, nunca antes había oído hablar pero está agotado en muchas farmacias- que se llama Bio-Oil.
El resultado, de momento, no puede ser mejor. La verdad es que se nota como funciona y, aunque las instrucciones recomiendan 3 meses de tratamiento con dos aplicaciones al día, ya puedo ver como algunas marcas se van borrando.
Además, Bio-Oil está recomendado para tratar cicatrices y marcas de acné, así que lo estoy usando como complemento a mi hidratante habitual. Y también noto el cutis mucho mejor. Lo bueno es que tiene una textura muy suave y, a pesar de ser aceite, no resulta excesiva.
Así que éste es mi consejo de belleza de hoy. Si estáis atentas, vendrán muchos más. Estoy deseando probar Alqvimia Firming Bust -del que ya os hablamos hace unos meses- o la crema Size Zero de Rodial. ¡Os iremos contando!

No hay comentarios: